jueves

#1

Somos iguales porque todos quisiéramos volar pero ninguno puede. ¡Ah! También por el amor infinito del Padre que, aunque no viene al caso, es mejor que volar.