jueves

Niños.

Gracias al Dios de mis niños, recordatorio de que no se vale rendirse porque hay esperanza.