sábado

Limpia con letras el desastre humano.

-Sería increíble limpiar con letras el desastre humano y así lo hizo, con un discurso improvisado. -Se preguntaba con frecuencia, por la ira que sintió Jesús fuera del templo, no lo dijo. -Se creía capaz de perdonar, lo intentó hasta su último suspiro. -El mundo no cambió cuando se fue, sin embargo, la semilla quedó plantada.