martes

Prisionera como buena Luna, de los juegos entre el bien y el mal. Prisionera de la fragilidad humana, de la belleza, de la tentación, de la naturaleza, del amor (acaso exista) y de el reinante aparentar ser prisionera tan absurdo y triste, como sólo la soledad lo sabe.