domingo

Corazón

Me entrego con prudencia y templanza
no me pidas sinrazón
si buscas destruirme, engañarme
o darme una lección
primero gáname
no con vanidad o con esmero
sean palabras brillantes o un te quiero
dame tu espíritu honesto
-que vive en todo ser-
es lo que deseo
sea tu ejemplo la mejor prueba de amor
entonces no necesitarás ganarme
porque me sabré vencida.